Terapia es una relación igualitaria

20140706PsicoterapiaRelacionIgualitaria

¿Qué es terapia?

Juan empezó terapia hace seis meses. Se siente incapaz de mantener una relación estable con una mujer, cada vez que una de las relaciones que empieza se vuelve verdaderamente íntima y comprometida, él siente la necesidad de escapar y termina o bien acostándose con otras mujeres o bien comportándose con su pareja de forma que hace inviable la relación. Empezó terapia en el momento en que tomó consciencia de que le estaba sucediendo lo mismo con su actual pareja. En una de las sesiones aparece el tema del miedo al compromiso y su terapeuta le señala:

–          Me da la impresión que hay una parte de ti que desea muchísimo querer y ser querido de una forma profunda, por eso estás aquí… Pero a la vez hay otra parte a la que eso le aterroriza. Debe ser agotador sostener ese enfrentamiento.

Juan piensa un momento y responde:

–          No, no es eso, no es un enfrentamiento.

–          Puede que te haya entendido mal, explícame entonces como es tu experiencia.

–          Yo primero me enamoro muchísimo, siempre pienso que he encontrado a la persona adecuada. Pero de repente algo cambia, no sé que es, y entonces sólo quiero salir corriendo.

–          ¿Qué es lo que sientes en ese momento?

–          Siento rabia y decepción conmigo mismo y a veces con mi pareja. Y un deseo terrible de volverme a sentir como al principio.

La terapeuta de Juan usa su intuición sólo para explorar la vivencia del cliente, es decir para hacerle reflexionar sobre cómo se siente pero a la vez es capaz de mostrarse flexible y reconocer a su paciente como experto en su propia experiencia. Los terapeutas trabajamos a veces con interpretaciones o con intuiciones sobre la experiencia de nuestro cliente. Este tipo de intervenciones están fundamentadas en que el terapeuta usa sus emociones o sus conocimientos para ofrecer un espejo a su cliente. Es decir, pone palabras propias a la experiencia del cliente para que el cliente pueda examinarse a sí mismo y tomar consciencia de lo que le está ocurriendo.

Cuando un terapeuta se posiciona delante de su cliente desde una posición de jerarquía es mucho más probable que use sus interpretaciones o sus intuiciones para violentar la experiencia del cliente, es decir para confundir su forma de ver lo que le está pasando a su paciente con la forma genuina en que el paciente experimenta su realidad. Los terapeutas que trabajan así ofrecen más seguridad inicialmente a clientes que sienten que necesitan a alguien para guiarlos en la vida, pero a largo plazo corren el riesgo de que sus pacientes terminen sintiéndose más confusos y desorientados respecto a su vida y más dependientes de su relación con el terapeuta. Ese no es el objetivo de la terapia.

Uno de mis terapeutas decía que un buen terapeuta va siempre un paso por detrás de su paciente para poderle señalar el camino que está tomando, nunca un paso por delante para indicarle el camino que debe tomar. Un terapeuta que trabaja desde una posición igualitaria valida la experiencia de su paciente, es decir le da valor a la forma en que el otro vive y siente su vida y de esta forma es capaz de empoderarlo, de hacerle sentir más confiado respecto a lo que está sintiendo en cada momento .

 

Etiquetado con: ,
7 Comentarios en “Terapia es una relación igualitaria
  1. Creo que el echo de sentirse con esas emociones confusas van de la mano con tu historial de joven como fue tu primera relacion y lo que el terapeuta debe conseguir es sacar de la persona ese sentimiento tan poco positivo , de baja autoestima que se siente y confucion y creo que es en realidad que muchas personas nos convertimos adictos a nuestro terapeuta ya que en ellos sentimos seguridad , pero ahi estara la inteligencia y profesionalismo de el para que su paciente no caiga en esto y salga adelante.

    • Neus dice:

      Muchas gracias por tu comentario Pamela. Más que sacar emociones negativas creo que intentamos dar espacio para que esa emoción pueda expresarse y pueda ser comprendida. Un terapeuta que intenta imponer su criterio puede ofrecer seguridad pero no permite que ese espacio se dé.

  2. Muy buena la imagen del “delante”-“detrás”. Una psicología sensible se hace tan necesaria! Me alegra tu mirada cálida hacia nuestra profesión. Un abrazo!

  3. mercy dice:

    Esplendida y hermosamente explicado….gracias…y felicidades!!

  4. Neus dice:

    Muchísimas gracias a las dos por los comentarios!

  5. Gustavo Ruiz dice:

    Es frecuente que un hombre joven no desee el compromiso que demanda una mujer joven. Eso no es una patología, si acaso prevendrá a las mujeres de intimar con él, o las animará a descubrir su juego, que en el tema del lance amoroso adopta formas diversas.
    Ahora, ya que estamos en terapia y que prima sobe todo la evidencia, hoy día, al menos, un caso como éste se merece un esquema de análisis funcional, por nimio que sea. Que al final, todo es respuesta…
    Bonito blog.

    • Neus dice:

      Gracias por comentar! No, no es una patología, es un motivo de consulta sólo en la medida en que a él le supone un sufrimiento. En la medida en que el análisis funcional es una técnica conductual que permite establecer cuáles son los antecedentes y las consecuencias de una conducta con la finalidad de modificarla, no crees que contradice el tipo de posicionamiento terapéutico del que habla el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*