Terapia es cuidado y respeto

20140209CuidadoRespetoEste post es la primera de una serie de respuestas a la pregunta del primer post del blog ¿Qué es terapia?

Luis acude a terapia porque se siente triste y desorientado con su vida después de terminado la relación con su última pareja. A pesar de haber tenido hasta ahora bastante éxito profesional, dice que ahora se siente incapaz de hacer nada. Ha solicitado una baja médica y le estresa mucho la idea de tener que volver al trabajo y ser incapaz de “mantener el nivel”  A lo largo de las sesiones  se muestra como una persona autosuficiente, con pocas relaciones sociales profundas, y una relación distante con su familia. Se considera una persona  “hecha a sí misma” con un alto nivel de auto exigencia.  Al cabo de unas semanas, explorando la relación con su familia, Luis explica que fue maltratado por su madre. Su padre murió cuando él era un niño y su madre que tenía problemas con la bebida lo golpeaba a menudo hasta que fue “más fuerte que ella” Luis empieza a hablar acerca de una de las palizas que recibió cuando tenía diez años, la terapeuta nota como Luis tensa la mandíbula, parece que le cuesta respirar y le tiemblan las manos. En ese momento le interrumpe para decir “voy a dejar aquí mi mano, sólo para que veas que puedes coger mi mano mientras hablas si crees que eso te puede ayudar” Luis sigue hablando durante un minuto hasta que deja caer su mano sobre la de la terapeuta y empieza a llorar violentamente.  Con el tiempo ambos recordarán ese momento como uno de los momentos cruciales en su terapia.

Este es un buen ejemplo de lo que implica cuidar y respetar a un paciente. La terapeuta del ejemplo es capaz de cuidar a Luís y a la vez respetarlo, porque ofrece su cuidado sin imponerlo. El cuidado nace de la compasión. Compasión etimológicamente significa ser capaz de sentir con el otro. Una vez una compañera que trabaja en una unidad de enfermos mentales graves, me dijo que muchas veces la experiencia de sus pacientes era tan bizarra que sentía que ella no podía entenderla, pero sí sentía que podía entender el dolor de sus pacientes porque su forma de sentir dolor y angustia no era  esencialmente diferente de la suya.  Personalmente comparto esta idea de que la relación terapéutica es una relación compasiva, fundada en el respeto por el dolor del otro que también es el mío. La capacidad de sentir  con el otro nace sobretodo del conocimiento de mi propio dolor, de la conexión con mis emociones. Por eso creo muchos consideramos que es tan importante que los terapeutas hayan sido primero pacientes y que no dejen nunca de revisar sus propias emociones. El dolor, por una pérdida, por un trauma, por la vida que uno ha tenido, es uno de los asuntos más difíciles de tratar en terapia. Es difícil de tratar porque no existe un método más que el acompañamiento. Si soy capaz de coger la mano de un paciente que llora y eso ofrece un consuelo, eso es cuidar del otro. El cuidado es terapia porque muchas veces son las experiencias de cuidado las que transforman realmente a las personas.

Etiquetado con: ,
0 Comentarios en “Terapia es cuidado y respeto
1 Pings/Trackbacks para "Terapia es cuidado y respeto"
  1. […] Terapia es cuidado y respeto ¿Respeta el terapeuta a Carlos si responde el teléfono durante la sesión? ¿Cómo creéis que se […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*