¿Por qué no somos felices?

image

Todos los hombres buscan la manera de ser felices. Esto no tiene excepción… Es el motivo de todos los actos de todos los hombres, hasta de aquellos que se ahorcan.” Blaise Pascal

Empiezo el artículo con una escena. Mi sobrino está abriendo los regalos de Navidad, lleva toda la cena pidiendo cuando podrá abrir los regalos. Cuando llega el momento grita de alegría, corre hacia los paquetes y arranca el papel del primero, lo deja a un lado y pasa enseguida al siguiente. Tiene todos los regalos que quería pero cuando termina parece decepcionado. ¿Qué ha pasado? Este artículo trata acerca de cómo a veces nos comportamos como algunos niños de ocho años el día de Navidad. Tenemos todo lo que desearíamos y sin embargo no somos felices.

¿Por qué no somos felices? Tal como está formulada la pregunta es en sí misma una trampa. Uno podría pensar que preguntarnos por qué no somos felices contiene implícita la obligación de ser feliz. ¿Has perdido tu trabajo, tu casa, tu pareja, tus hijos? Anímate y sonríe, y si no puedes un psicólogo puede ayudarte a tener la actitud adecuada. Si le preguntamos a alguien que ha perdido su hogar, o que sufre un duelo por un ser querido por qué no es feliz la pregunta sonará como una banalidad, casi como un insulto. El dolor de la vida es algo que se transita, algo que debe vivirse y con el tiempo aprender a vivir con ello. Los psicólogos solamente podemos acompañar y dar espacio a los sentimientos de nuestros pacientes.

Así pues, no se trata de ser feliz en cualquier circunstancia, se trata de ser feliz en las muchas ocasiones en que la vida nos lo permite. Sobre todo, se trata de no ser infeliz cuando lo tenemos todo para estar bien. Sin embargo, todos tenemos claro que muchas veces tenerlo todo no es suficiente. ¿Qué es lo que pasa entonces?, ¿por qué no somos felices?

Todos queremos ser felices, ¿pero qué es ser feliz? Muchas personas consciente o inconscientemente definen la felicidad como la posibilidad de tener lo que se desea. No todo lo que se desea, claro, sabemos que eso es imposible, pero si una parte importante. Vivimos deseando: deseando tener dinero, tener trabajo, tener pareja, etc. Haz realidad tus sueños, dice la literatura de autoayuda. ¿Pero qué ocurre cuando nuestros sueños se han cumplido? Dejan de interesarnos, nos aburren. Algunas personas se quedan ancladas en ese sentimiento de decepción y otras abren un nuevo ciclo de deseo. André Compte-Sponville en su libro “La felicidad, desesperadamente” explica cómo esta forma de comprender la felicidad nos condena a vivir la vida oscilando entre la angustia y el sufrimiento por lo que no tenemos y un sentimiento de aburrimiento o vacío con lo que ya tenemos. Blaise Pascal lo expresa así El mundo es tan inquieto que no pensamos nunca en la vida presente y el instante que vivimos, sino en el que viviremos…De esta manera no vivimos nunca, pero esperamos vivir y, estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable que no lo seamos nunca”

Vivir deseando es vivir en lo que no se es, lo que no se posee, lo que no se puede, etc. Todo aquello que podemos esperar del futuro o añorar del pasado es algo que o bien desconocemos o bien no podemos controlar. Pero sobre todo es algo de lo que no podemos disfrutar ahora.

Sin embargo hay personas que son felices y parejas que funcionan. ¿Cómo lo hacen? Vivir en el presente es desear lo que poseemos y no tanto lo que nos falta. Amar lo que estamos haciendo y no los objetivos que anhelamos conseguir. Alegrarnos de conocer y compartir con el otro sin desear poseerlo. Se trata de la gratitud y no de la nostalgia y el anhelo. Se trata de tomarse una cerveza con los amigos y gozarla, y darnos cuenta que toda nuestra capacidad para la alegría y el placer está contenida en este instante.

I

Etiquetado con:
8 Comentarios en “¿Por qué no somos felices?
  1. Ser felices o simplemente Ser, he aquí la cuestión. Paradójicamente , seríamos más felices si integrásemos y expresáramos lo negativo que hay en nosotros en lugar de seguir luchando contra ello con máscaras.

    • psicoterapiacotidiana dice:

      Completamente de acuerdo contigo Jon, paradójicamente como más énfasis hacemos sólo en los pensamientos y las emociones positivas más nos cuesta ser verdaderamente felices

  2. Maribel Camarena R. dice:

    Hermosos mensajes, son de suma importancia conocer los secretos de la felicidad depende de uno querer es poder y si muy cierto ser feliz es cuestion de actitud, vivir intensamente el presente!!!! Gracias te amo.

    • psicoterapiacotidiana dice:

      Gracias por tu comentario. Creo que en algunas ocasiones la felicidad depende de la actitud, en otras estar triste es la emoción más saludable. Para mí lo más importante es vivir y sentir en el presente, tenga el color que tenga esa emoción

  3. silvia de pablo dice:

    Comparto el mensaje de vivir el momento, que no significa “pasar de todo”. El presente es la parte de la vida entre el pasado y el futuro,pero no nos damos cuenta que está, parece invisible. Casi siempre estamos moviéndonos del pasado al futuro, perdiéndonos un montón de cosas que están sucediendo ahora mismo. Vivimos el pasado recordando sucesos que ya no existen y el futuro imaginando algo que no ha llegado, muchas veces infelices, angustiados, tristes…. Este instante es el que tenemos…y este….y este….Mantengamos nuestros recuerdos que son parte de cada uno y también nuestras esperanzas y a la vez vivamos el presente, cada instante.

  4. Amador dice:

    Así es, no somos felices porque relegamos la importancia de lo único cierto que tenemos: el presente, tan efímero e inexorable, pero tan asertivo si somos conscientes de nuestra realidad, de quién somos, qué queremos y por qué queremos lo que queremos.
    Creo que una de las grandes causas de la infelicidad -en la mayoría- deviene con la educación temprana; es decir, desde niños nos enseñan a desear, a pedir, a obtener cosas sin esfuerzo, a priorizar lo material, a no apreciar lo que tenemos. Obvio nadie enseña a los adultos a ser buenos padres, pero muchas veces pasan por alto que es más importante aportarnos herramientas útiles para aprender a discernir en vez de codiciar o anhelar. Precisamente me viene a la mente una de mis frases favoritas de Robert Fisher: “Cuando aprendas a aceptar en lugar de esperar recibirás menos decepciones”. Como quizá fue el caso del ejemplo de tu sobrino. Además, con el tiempo vamos olvidando que la felicidad no es un lugar, sino un estadio interior, intramental, y que la felicidad no radica en las cosas. Saludos.

    • psicoterapiacotidiana dice:

      Estoy de acuerdo contigo. Creo que la sociedad nos enseña más el deseo y el anhelo (y con ello la carencia y la nostalgia) que la gratitud y la alegría por lo presente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*