Neuronas espejo: la empatía a través del cuerpo

Neuronas espejo

Somos criaturas sociales. Nuestra supervivencia depende de entender las acciones, intenciones y emociones de los demás. Las neuronas espejo nos permiten entender la mente de los demás, no sólo a través de un razonamiento conceptual sino mediante la simulación directa. Sintiendo, no pensando.
G. Rizzolatti.

A pesar de que no debería ser así, a menudo a los terapeutas nos cuesta explicar nuestro modelo de trabajo o enmarcar nuestra forma de entender la psicoterapia dentro de la realidad biológica del funcionamiento del cerebro humano. Este post es el principio de una serie en la que intentaré explicar el encaje de nuestra forma de entender la psicoterapia (enlace a psicoterapia individual) dentro de los fundamentos de la psicología básica y la neuropsicología.

A finales de los años 90 el equipo de G. Rizzolatti descubrió que un conjunto de neuronas motoras del cerebro de los monos se activaban no sólo en el momento de realizar una acción sino también cuando contemplaban a un individúo (otro mono o un humano) realizar esa acción. En la medida en que este conjunto de células parecía “reflejar” las acciones de otro en el cerebro del observador recibieron el nombre de neuronas espejo.

Este descubrimiento dio lugar a trabajos posteriores dónde se ratificó experimentalmente la existencia de estas mismas neuronas espejo en los seres humanos y lo que es más interesante, se comprobó que éstas se activaban no sólo cuando el sujeto contemplaba la acción completa sino también cuando el sujeto no podía ver la acción propiamente dicha pero si disponía de suficientes datos como para hacerse una representación mental de la misma, es decir, podía imaginársela. Esa representación mental que se hacía a través de indicios incompletos de una acción determinada permitía que el sujeto pudiese también intuir una intencionalidad para esa acción (por ejemplo, pudiese distinguir el patrón de movimientos necesario para retirar un vaso de una mesa del necesario para colocar un plato)

¿Por qué es importante este descubrimiento? En primer lugar porque obligó a revisar la concepción que hasta este momento se ha tenido del papel de las regiones motoras del cerebro como un mero sistema ejecutor de órdenes de áreas cerebrales superiores. Las áreas motoras del cerebro reaccionaban directamente a la información visual y proporcionaban información al sujeto que le permitía formarse una teoría acerca del mundo y preveer la intencionalidad probable de una determinada acción realizada por otro. En la medida en que este grupo de neuronas permite comprender las acciones y las intenciones de los demás  constituirían el substrato biológico de la empatía.

El descubrimiento de las neuronas espejo permite entender que para la comprensión de las emociones y acciones de los demás necesitamos “simular” lo que hemos observado en otros, es decir representar en nuestro cuerpo lo que vemos en los demás.

Las implicaciones para la psicoterapia son claras:

  • Por un lado, ofrecen un marco explicativo biológico para la “comunicación entre dos mentes” que se da en la relación terapéutica igual que en cualquier relación. A su vez, explica cómo esa comunicación no siempre es verbal y consciente: es decir que muchas veces lo que un terapeuta escucha y retorna a su cliente no es tanto lo que éste está diciendo cómo un patrón de movimiento sutil que implica una intencionalidad o una emoción subyacente.
  • Por otro, rompe con la idea de una división jerárquica entre la mente y el cuerpo o lo que sería lo mismo entre áreas superiores de la corteza cerebral y las áreas motoras y sensoriales. Muestra la importancia de la información que llega al cerebro a través del movimiento y la sensación para comprender de una forma completa el mundo que nos rodea. Es decir, no es que nuestro cerebro racional se encargue de organizar y dar sentido a datos deslavazados que llegan de las sensaciones y del sistema motor, sino que éstos por sí mismos, ya nos permiten comprender nuestro entorno social: tal como dice Rizzolatti “sintiendo, no pensando”
Etiquetado con: , , ,
2 Comentarios en “Neuronas espejo: la empatía a través del cuerpo
  1. Estamos seguros de que los pensamientos salen de las neuronas? Yo creo que el pensamiento sale del alma…!

  2. Eugenia Galvan Plata dice:

    Efectivamente, estas neuronas espejo son fundamentales para el proceso enseñanza- aprendizaje, sobre todo, de la vida diaria, de valores, etc. Y por supuesto cobra mayor importancia en el pregonar con el ejemplo en el caso de los niños. Muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*