Historias cruzadas: El peso del pasado en los conflictos de pareja

Raíces conflictos de pareja

Ana y José son pareja desde hace cuatro años. Al principio a ella le atrajo de José su madurez, José parecía un hombre seguro de sí mismo con una idea clara de lo que quería hacer con su vida. Era capaz de ser apasionado con ella y a la vez ofrecerle un proyecto conjunto para la relación y la estabilidad que ella necesitaba. Con el tiempo él fue volcándose cada vez más en su vida profesional, pensaba que era una forma de asegurar la estabilidad económica que los dos necesitaban para formar una familia. En muchas ocasiones llegaba tarde a casa o tenían que cancelar algunas actividades porqué él tenía trabajo. Cada vez que pasaba eso Ana se enfurecía con él hasta el punto que llegó a amenazarlo con dejar la relación si seguía anteponiendo su vida profesional. Al principio José reaccionaba enfadándose él también cada vez que Ana le recibía enfurecida, tanto es así que en dos ocasiones terminó marchándose de casa. Últimamente, reacciona retirándose emocionalmente cuando Ana le recrimina algo. Ana se siente cada vez más sola y más frustrada con la relación. Mientras que José se siente culpabilizado e incomprendido por Ana.

Cuando nos enamoramos creemos que hemos encontrado a una persona que nos gusta y nos hace felices. Sin embargo, nunca nos enamoramos de una persona en singular, nos enamoramos de una historia de la que apenas conocemos los detalles. Una historia larga que se remonta hasta la infancia de la persona que elegimos cómo pareja, e incluso más allá hasta la vida de sus padres y sus abuelos. La misma historia que aquí contábamos como una secuencia conductual muy sencilla (José pasa mucho tiempo trabajando – Ana se enfada – José se retira emocionalmente) puede volver a narrarse con un mayor nivel de detalle.

Los padres de Ana eran profesionales liberales que a pesar de haber tenido dos hijos siempre dieron mucha importancia al trabajo y a su propia vida social en ocasiones en detrimento de sus hijos. Ana se crió pasando mucho tiempo con sus abuelos y siempre ha sentido que sus padres la valoraban sobretodo por sus logros, su independencia y su capacidad intelectual. Siendo apenas consciente de ello, Ana añora tener una familia más cálida dónde no tener que mostrarse siempre fuerte e independiente para ser valorada. Cuando José empezó a llegar tarde, Ana volvió a sentir que otra vez alguien daba prioridad a todo lo demás antes que a ella. Esto la entristece, pero en la cultura familiar de Ana es tabú mostrar la propia vulnerabilidad y los sentimientos de dependencia, por eso reacciona cubriendo su tristeza con rabia ante José.

El padre de José pasaba más tiempo en el bar que en casa y su madre reaccionaba volcando hacia sus hijos sus demandas emocionales. La pareja se separó cuando José tenía doce años. Al año de separarse su padre empezó una relación con otra pareja y las visitas a sus hijos empezaron a ser cada vez menos frecuentes hasta el punto que la relación que José mantiene ahora con su padre es puramente testimonial. Cada vez que José ve que Ana esta molesta con él se siente en parte agobiado por sus demandas y en parte temeroso de reproducir la mala relación que tenían sus padres y de ser abandonado por Ana. José tampoco puede evitar reaccionar con rencor ante esos temores.

Nos enamoramos de las personas porque de alguna manera nuestras necesidades emocionales se complementan. En el caso del ejemplo, a nivel explícito a Ana al principio le agradaba que José fuera ambicioso profesionalmente porque eso era lo que había aprendido de sus padres. A nivel implícito cuando José se mostraba cálido y apasionado con ella cubría una carencia íntima de sentirse querida y dependiente de alguien. A José le gustaba sentirse querido y admirado incondicionalmente por ella y sentía que Ana le podría ofrecer la seguridad y la estabilidad emocional que tanto necesitaba.

Estas necesidades emocionales son el producto de la historia de cada uno de los integrantes de la pareja. Muchos de los temas que aparecen en la pareja son un reflejo de la relación con los padres aunque no tiene porqué ser siempre así. Podemos esperar que nuestra pareja sea completamente cómo un modelo positivo que hemos tenido o por el contrario podemos esperar que nuestra pareja sea todo lo contrario que un modelo negativo (un padre o cualquier relación significativa que nos maltrató o nos abandonó) El problema ocurre cuando ni nosotros ni nuestra pareja somos conscientes de qué le estamos pidiendo al otro inconscientemente. Así a menudo nos sentimos presa de reacciones desproporcionadas que no podemos controlar y no sabemos cómo explicar. Habitualmente la otra persona reacciona también en base a sus propios esquemas internos y se establece un ciclo de acción – reacción destructivo y difícil de reparar.

Este es el primero de una serie de post sobre relaciones de pareja en que hablaré acerca de las necesidades y la comunicación en una relación de pareja.

Etiquetado con: ,
5 Comentarios en “Historias cruzadas: El peso del pasado en los conflictos de pareja
  1. Alicia dice:

    Muy cierto lo que publicas, además hay que considerar que cada uno percibimos lo que es el amor de manera diferente… para unos que estén pendientes de ti para otros contacto físico y lo que hacemos es dar amor de la forma en la que nos gustaría recibirlo, en vez de fijarnos en lo que necesita nuestra respectiva pareja.

  2. INES ROSALIA GARCIA ACOSTA dice:

    tengo 3 hijos varones, uno de ellos esta pasando por una situación de pareja muy difícil …. ella no ha valorado el esfuerzo de el, no le gusta hacerle de comer, ni tampoco a su hijo, y así como eso no le gusta hacer nada para ellos. Yo le pregunte porque odiaba a mi hijo … y me dijo k ´porque mi hijo le había pegado cuando ella estaba embarazada, pero ahora que he vivido con ellos, veo que ella es muy agresiva con mi hijo, eso a desesperado tanto a mi hijo, porque el la quiere abrazar ella no quiero lo avienta, le dice que le un beso y no quiere …. a veces le dice que lo ama y otra veces que lo odia…
    Ayer mi hijo la fue a dejar a casa de sus papas … diciendo que lo hace porque no tiene trabajo y por lo tanto no tiene dinero. Ella esta muy enojada porque el hizo eso, y dice que jamas va a regresar con mi hijo…. pero ademas ella esta otra vez embarazada.
    Yo la verdad me siento muy triste y todo esto me esta afectando demasiado, no justifico a mi hijo …. pero desde que empezó con esta relación le cambio el carácter horrible. Yo estoy separada de mi esposo hace 21 años, la edad de mi hijo y esto que ellos están viviendo pareciera que lo estoy viviendo yo.
    Yo no se que hacer …ya hable con los dos …pero mas con ella … porque mi hijo no permite que yo hable con el.

    • psicoterapiacotidiana dice:

      Hola Inés, sé que puede ser muy doloroso para una madre ver que su hijo tiene problemas y para mí es muy difícil responderte desde aquí, no obstante creo que aunque duela es necesario permitir que cometan sus propios errores y que vivan su vida para poder aprender de ello.

  3. dafne dice:

    Super interesante!!!

2 Pings/Trackbacks para "Historias cruzadas: El peso del pasado en los conflictos de pareja"
  1. […] lo contrario arrastrarán esa carencia en todas las relaciones que establezcan como adultos. (Ver “Historias cruzadas: El peso del pasado en la relación de pareja”) La relación más importante que establecemos como adultos es la relación con nuestra pareja, de […]

  2. […] hacia la otra persona con una demanda: sálvame, compénsame por todo lo que me faltó antes (en este artículo lo explicamos con más detalle). Inconscientemente enamorándonos buscamos rellenar un vacío, por […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*