El sufrimiento como aprendizaje: “Llegué por el dolor a la alegría”

Sufrimiento alegría

 

No nos gusta sufrir. Huir del dolor y el sufrimiento en la vida es un acto natural y sabio. Sin embargo, muchas personas que han pasado por una crisis vital llegan a un estado de “feliz desesperanza” Cuando pasamos una crisis perdemos la fantasía de que controlamos lo que nos sucede y dejamos de proyectarnos en el futuro. Paradójicamente algunas personas encuentran así un camino que les permite vivir en el presente y abrirse a la gratitud y la alegría de la vida.

Llegué por el dolor a la alegría.

Supe por el dolor que el alma existe.

Por el dolor, allá en mi reino triste,

un misterioso sol amanecía.

Era la alegría la mañana fría

y el viento loco y cálido que embiste.

(Alma que verdes primaveras viste

maravillosamente se rompía.)

Así la siento más. Al cielo apunto

y me responde cuando le pregunto

con dolor tras dolor para mi herida.

Y mientras se ilumina mi cabeza

ruego por el que he sido en la tristeza

a las divinidades de la vida.

José Hierro. Alegría (1947)

Publicado en Emociones, relaciones y otros asuntos del corazon Etiquetado con:
4 Comentarios en “El sufrimiento como aprendizaje: “Llegué por el dolor a la alegría”
  1. ” el dolor de antes forma parte De la felicidad de ahora ” c.s.lewis.
    Para mi la alegría es el dolor resignificado .Al dolor se le debe invitar a ” tomar café”,el no hacerlo nos conduce a levantar mecanismos de defensa ,a no resolver a envadir ,en muchas situaciones el dolor se convierte en el Enemigo a derrotar .Hay que aprender a ” dormir con el enemigo “.

    • psicoterapiacotidiana dice:

      Completamente de acuerdo contigo. Aunque no sea algo sencillo, creo que esta forma de crecimiento post traumático llega a través de la aceptación, de la rendición ante la vida tal y como es.

  2. Tani dice:

    Mmmm creo que existe una diferencia entre dolor y sufrimiento… No podemos evitar que nos pasen cosas que nos duelan, pero sí podemos evitar sufrir…
    Llegar a la alegría sería después de vivir el duelo correspondiente al dolor que estemos recibiendo. Sufrir, sin embargo, sería mantenerse aferrado a ese dolor, sin querer soltarlo… por ello sería algo optativo.

    • psicoterapiacotidiana dice:

      Comparto completamente la distinción que haces entre dolor y sufrimiento. El dolor a raíz de una circunstancia traumática abre la posibilidad de un cambio en nuestros esquemas mentales. Puede cambiar la forma de ver nuestra vida y hacerla más abierta y más flexible, hacernos más capaces de vivir en el presente y de aceptar la vida tal como es. El sufrimiento es una forma de aferrarse al dolor para no aceptar la pérdida (de una persona, de una forma de vida, de nuestra identidad, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*