Comprendiendo los sentimientos de culpa

Culpa

“Lo que llamamos “remordimiento” no es más que el descontento que sentimos con nosotros mismos cuando hemos empleado mal la libertad, es decir cuando la hemos utilizado en contradicción con lo que de veras queremos como seres humanos. Y ser responsable es saberse auténticamente libre, para bien y para mal: apechugar con las consecuencias de lo que hemos hecho, enmendar lo malo que pueda enmendarse y aprovechar al máximo lo bueno”

Fernando Sabater. Ética para amador.

Isabel es una mujer de 50 años que se divorció hace dos años. Poco después de cumplir los 40 empezó a sentirse mal en su relación de pareja. Al llegar la adolescencia de sus hijos, empezó a pasar más tiempo a solas con su marido y la relación que hasta entonces había funcionado rutinariamente empezó a flaquear: dice que se sentía aburrida con él y poco valorada. Decidió empezar actividades por su cuenta y en clase de salsa conoció a otro hombre con quién tuvo una aventura. Al poco tiempo de empezar a verse con este hombre le planteó a su marido la separación. Durante unos meses mantuvo esa relación hasta que se separaron hace cuatro años. Explica que entonces tuvo una primera crisis depresiva: “no podía parar de llorar, al quedarme sola me di cuenta de cuánto me había equivocado dejándole” Unos meses después de retomar el contacto con su marido, éste terminó perdonándola y reiniciaron la convivencia. Al verse de nuevo en casa, Isabel se dio cuenta de que tampoco se sentía cómoda y se mostraba emocionalmente distante con él, afirma que a menudo provocaba discusiones y lo trataba agriamente. Finalmente hace un año terminaron divorciándose y al cabo de unos meses él inicio una relación con otra mujer. Desde entonces Isabel no puede parar de llorar y ha dejado de hacer actividades fuera de casa, en la consulta expresa pensamientos recurrentes de culpa con respecto a su marido: “le he hecho mucho daño”, “me he destrozado la vida”, “merezco terminar sola”

La culpa junto con la vergüenza es uno de los sentimientos que genera más angustia y malestar, tanto es así que a menudo las personas que padecen depresión se sienten atormentadas por grandes sentimientos de culpa. Muchos de éstos pacientes pueden sentirse aliviados cuando en terapia aprenden a manejarse desde la responsabilidad y no desde la culpa. En el lenguaje común asociamos la culpa con la responsabilidad. Sin embargo, bajo mi punto de vista culpabilidad y responsabilidad no sólo no son lo mismo si no que prácticamente podemos decir que son incompatibles la una con la otra.

Nos sentimos culpables por algo que hicimos: a menudo es por algo que obedece a nuestro deseo más genuino o por algo que simplemente no pudimos o no supimos hacer mejor. En la culpa existe inevitablemente una lucha interna entre aquello que hicimos y aquello que creemos que deberíamos haber hecho en esa lucha hay aspectos de los que no nos estamos haciendo responsables. Siguiendo el caso del ejemplo: sintiéndose culpable Isabel evita reconocer como legítimo su deseo de sentirse más estimulada y valorada en una relación de pareja, o el temor que sintió al quedarse sola y decidir volver con su marido.

La culpa es el precio que pagamos para no tener que asumir aspectos de nosotros mismos que nos son incómodos. Podemos actuar en desacuerdo con nuestra conciencia pero entonces para poder seguir siendo “buenos” debemos sentirnos culpables.

El problema es que debemos cargar con el malestar y con la carga de auto denigración que genera la culpa para siempre, porque la culpa nunca se refiere a nada que pueda ser reparado en el presente si no a algo que en el pasado fue dañado de forma irremediable.

En el próximo artículo explicaré como la culpa lastra nuestras relaciones con los demás y cómo podemos empezar a cambiar nuestra forma de relacionarnos desde la culpa hacia la responsabilidad.

Etiquetado con: , ,
2 Comentarios en “Comprendiendo los sentimientos de culpa
  1. Ignacia dice:

    Muy bueno, gracias!

    • La culpa solo nos paraliza y no nos deja ser responsables de nuestro actos y de afrontar nuestro deseo. Si continuamos nos angustiamos y porque??porque inconsciente no afrontamos lo que deseamos hacer o sentir. La culpa nos hace seguir gozando de nuestro sufrimiento. Y si nos quedamos en la queja tampoco no nos hscemos respondable de descubrir nuestro ser y nuestro saber singular, de aquello que nos puede producir placer. La angustia es encontrarnos con objeto, como dice Lacan (a). Nos paralizanos y nos ponemos en acto, hacernos responsable de nuestros actos. Pero siempre en la vida hay un (a)..este es nuestro objeto de deseo. Nos da miedo, verguanza pero se trata de saber que?aquello que sabemos sin saber de ELLO. Este Ello es nuestro deseos inconsciente. Todo sintomas nos aloja en eso que solo nosotros sabemos ya pero de lo que se trata es de SABER!!y sin prejuicios y sin verguenza..es dicil pero de lo que se trata de UNA IMPLICACION Y CAMBIAR DE POSICION SUBJETIVA…

2 Pings/Trackbacks para "Comprendiendo los sentimientos de culpa"
  1. […] como contrapuestas y sin embargo son inconcebibles la una sin la otra. Tal como explicábamos en el artículo anterior  hacerse responsable implica hacerse cargo de todo lo que soy: de mis virtudes y mis defectos, de […]

  2. […] el artículo “Comprendiendo los sentimientos de culpa” decíamos que la culpa junto con la vergüenza son dos de los sentimientos que generan más […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*