Aprender a cuestionar los introyectos

20150310Introjecte2

Cuando nos somos conscientes de ellos las ideas preconcebidas o introyectos nos convierten en personas menos auténticas, libres y creativas.

Una manera práctica de contrarrestar nuestros introyectos:

  1.  Para ser capaces de metabolizar nuestros introyectos primero es necesario hacerlos conscientes. Os propongo leer el artículo de la semana pasada y hacer una lista de cinco cosas que asumáis sin cuestionaros y que a veces os hagan sentir mal. Es importante que las escribáis en imperativo, por ejemplo: “No puedes hacer esto” “Tienes que comportarte de esta forma”
  2. Poned consciencia en todas las ideas que hayáis anotado y fijaros en cómo os sentís. Puede que sintáis un rechazo inmediato al poner la idea sobre el papel, si es así daros permiso de criticar en voz alta esa idea. Daros cuenta en cómo os sentís al hacerlo: algunas personas se sentirán rabiosas, otras eufóricas y empoderadas y otras simplemente angustiadas o confundidas.
  3. Cuando sintáis que habéis sido todo lo críticos que os ha sido posible con esa idea, pensad si podéis ubicar su origen. Es decir: “esto es lo que me decía mi madre” o “así es como era mi padre” Daros cuenta de qué supone para vosotros dejar de identificaros con una figura tan importante. Algunas personas se sentirán tristes y desorientadas, mientras que otras personas se sentirán liberadas. Cualquier sentimiento que aparezca es adecuado, pensad que deshaceros de un introyecto es como aprender un nuevo hábito es normal sentirse desorientado y triste de la misma forma que es normal caerse al aprender a ir en bicicleta.
  4. En otros casos, la disonancia entre el condicionamiento del entorno y los valores de la persona no puede resolverse. Si os ocurre esto, puede ser o bien porque el condicionamiento del entorno os ha servido para encubrir una emoción más profunda. En el caso de la chica del ejemplo del primer artículo, puede seguir defendiendo no acercarse al chico de la discoteca porque creer que siempre debe ser el otro quién se acerque a mí puede encubrir emociones como la vergüenza, la vulnerabilidad, el miedo al rechazo, etc.
  5. Finalmente, para las personas que cuestionando sus introyectos puedan sentir mucha angustia y una voz interna crítica muy severa (No es lo mismo que nuestros introyectos dicten “No deberías hacer esto” que “Si haces o piensas esto eres una puta”) En este momento, y en función de vuestro nivel malestar es conveniente que os planteéis pedir ayuda a un profesional
  •  ¿Es realmente necesario cuestionar todos nuestros introyectos?

No. En primer lugar porque a poco que nuestros padres fueran razonablemente equilibradas nos habrán dotado de una serie de aprendizajes y valores excepcionales para nuestra vida y nuestra felicidad. Hacerse consciente de los introyectos dañinos que hemos recibido de nuestro entorno a menudo nos permitirá también darnos cuenta y mostrar gratitud por los dones excepcionales que hemos recibido de nuestra familia de origen. Por ejemplo, uno puede aprender de las mismas personas el desprecio por la vulnerabilidad y la expresión emocional y la curiosidad y el amor por el conocimiento. Al fin y al cabo, se trata de quedarnos con aquello que nos sirve y desechar el resto.

En segundo lugar, antes decíamos que los niños necesitan ser amados ya aceptados y a la vez necesitan reafirmarse y ser valorados en sus diferencias individuales. La necesidad de ser amado a menudo se enmarca en una necesidad más amplia de pertenencia e identificación. Nuestros introyectos configuran nuestra identidad individual y a nivel social nuestras costumbres y nuestras tradiciones: aquello con lo que nos identificamos y aquello que creemos ser es lo que nos hace sentir seguros acerca de nosotros mismos. Empezar a cuestionarlo implica lanzarse a un viaje del héroe del que podemos salir muy fortalecidos pero para el que se requiere muchísimo valor.

Etiquetado con: , ,
Un comentario en “Aprender a cuestionar los introyectos
  1. Son de mucho valor personal estas sugerencias o consejos. Trataré de llevarlos a cabo con el único propósito de tener mejor calidad de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*